XIV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes “La Habana, 1997”

¡Por la solidaridad antiimperialista, la paz y la amistad!

Sede: La Habana, Cuba.

 

14Siete años después de celebrarse el XIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Pyongyang, los tiempos eran, indiscutiblemente, otros: había desaparecido el campo Socialista y un mundo unipolar trataba de imponerse; sin dar solución a los viejos problemas, se crearon otros; las condiciones económicas y políticas que dominaban la vida internacional eran más desiguales e injustas, y amenazaban la paz y la seguridad de los pueblos. En ese difícil contexto, revivir y lograr la continuidad histórica del movimiento de los festivales era abrir al mundo una esperanza.

El 5 de agosto de 1995, en la clausura del exitoso festival “Cuba Vive”, celebrado en La Habana, después de concluir una gran marcha juvenil contra el bloqueo, el compañero Fidel sugiere la idea de no dejar morir el espíritu de los festivales mundiales juveniles. La juventud cubana acepta el reto con una espontánea alegría y un total sentido de la responsabilidad que asumía.

En la reunión del Consejo General de la Federación Mundial de la Juventud Democrática, celebrada del 1 de octubre al 4 de octubre de 1995 en Sudáfrica, las 22 organizaciones participantes expresaron su disposición de apoyar la realización del XIV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Del 28 de julio al 5 de agosto de 1997, se reunieron en La Habana 12 325 delegados de 132 países, del más amplio espectro político e ideológico, en representación de más de 2 000 organizaciones juveniles del mundo. La fiesta de los jóvenes del mundo comenzó con el tradicional desfile de las delegaciones por las calles de la ciudad, esta vez fue la Calle 23 y concluyó en la histórica escalinata de la Universidad de La Habana donde tuvo lugar la ceremonia inaugural. Allí estaba Fidel y la imagen y el recuerdo vivo del Che Guevara. El XIV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes se dedicó a la figura del Guerrillero Heróico y tuvo un marcado componente político.

La ceremonia de clausura tuvo lugar en el Estadio Panamericano, con la presencia de 35 000 personas que colmaron el lugar con banderas y abanicos. El último acto de la cita juvenil era un pretexto para no tener que decir adiós; fue una despedida con el firme compromiso de volvernos a encontrar una próxima vez.

Publicado el marzo 27, 2013 en Historias de los Festivales y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Asistí como turista a tal festival, donde Cuba en pleno período especial y a pesar del bloqueo, recibió a miles de delegados tomando las riendas de este gran evento mundial. Escuchamos a Fidel , a Silvio Rodríguez y compartimos con los jóvenes de Cuba . Grandes encuentros y amistad. Aun vimos el trabajo voluntario y las formas de reunión de los trabajadores en ese gran país latinoamericano. Gratos recuerdos. ¡Que nunca mueran los festivales!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: